Dispuestos a valorar a Dios
Por José Ángel Padilla