Alicia Ramirez Viso

A mis hermanos y amigos

Con estas líneas quiero expresarles todo mi amor en el Señor y enviarles un gran abrazo con motivo de las próximas fiestas.

El día de hoy (23 diciembre) hace 47 años que conocí al Señor y en ese momento por primera vez en mi vida entendía el significado de la navidad.

Como en mi casa no éramos religiosos, aunque creíamos en Dios (a nuestra manera), para mi esa fecha solo era sinónimo de estar juntos como familia, comer y estrenar ropa y regalos, pero hasta allí llegaba mi conocimiento.

No sabía que era el cumpleaños de nuestro amado Señor, pero a partir de ese 23 de diciembre, por la obra poderosa del Espíritu Santo entró esta verdad en mi corazón y cambio toda mi vida y con .el tiempo la de toda mi familia.

Lo maravilloso que no fue una verdad argumentativa, sino la Verdad con mayúsculas: Jesús el Hijo del Dios viviente que se reveló e hizo real a mi vida.

Desde ese día y hasta hoy, él jamás me ha abandonado, nunca me faltó su misericordia y su fidelidad me ha sostenido a mí y los míos a través del tiempo.

Por ese motivo quiero expresar todo mi amor y gratitud a quien lo dio todo por mi ( y por ustedes, no soy egoísta), y también hacer extensivo mi amor y agradecimiento a cada uno de ustedes, mi familia de la fe, que a través de tantos años me sostienen con vuestro amor, oración y apoyo constante hacia mi vida y el ministerio que el Señor me encomendó.

Que disfruten de un hermoso día de nochebuena rodeado de los suyos y si están lejos, que no haya tristeza sino alabanza a Aquel que nos cuida a todos.

Que la Navidad sea plena del amor de Dios y que los que les vean y me vean, reconozcan que hay algo diferente en nuestra forma de festejar esta fecha.

También que el año 2015, del que estamos a pocos días, sea de gran bendición y que las metas que el Señor ha puesto en sus corazones para que puedan vivirlas, sean cumplidas a medida que transitan el año.

Que el Espíritu Santo, nos de la fuerza y el poder para avanzar y que seamos renovados como las águilas y vivir un año sorprendente en Dios y que en medio de las luchas, el enemigo sea derrotado y salgamos más que vencedores en el nombre de Jesús.

Como congregación Dios nos ha dado a través de su siervo una palabra: 2015 AÑO DE RENUEVO, que así sea en cada uno de nuestros corazones!!

El Señor dice en job.14:7 "cuando se corta un árbol, queda la esperanza de que retoñe, que sus renuevos no falten”. Y esa es nuestra esperanza, Dios nos renovará y nos hará retoñar otra vez, con más fuerza, vigor y poder para servirle con mayor gracia en esta oportunidad que él nos regala: un nuevo y sorprendente año.

Un abrazo, con todo mi amor en el Señor y anhelando que lo mejor de Dios, que está por delante nos atrape y sea un tiempo diferente y que veamos sus maravillas.

FELIZ NAVIDAD Y UN AÑO 2015 MARAVILLOSO Y LLENO DE LA LUZ DE DIOS

 

Propósito

Este espacio tiene como propósito compartir lo que Dios me ha entregado. Me gustaría dejar un legado, a la generación que está tomando el relevo, de tesoros que Dios puso en mi vida.

Él nos ha dado, según la Palabra, dones, riquezas para que los usemos en el reino, y así permitamos que se desarrolle su proyecto en y a través de nuestras vidas, mientras se multiplican como muestra la parábola de los talentos. Por eso no quiero dejarlos enterrados, guardados u ocultos, pues sé que el Espíritu Santo ha puesto en mi corazón el sembrar, el compartir todo lo que me fue depositado en las manos.

Hace muchos años algo marcó mi corazón en este sentido, y fue una frase que dijo una misionera norteamericana que junto a su esposo eran profesores del Instituto Bíblico Río de la Plata en la Argentina. En una reunión en la que se compartían testimonios de lo que Dios nos había hablado en cuanto a lo que esperaba de cada uno de nosotros, la hermana Betty Hoff dijo que muchas veces se preguntaba qué era lo que estaba haciendo entre los jóvenes alumnos del seminario, y que Dios le contestó: “Estás pasando antorchas”.

Yo era muy joven, pero eso marcó mi vida, y lo guardé en mi corazón. Recién estaba empezando en el ministerio y aún no sabía exactamente qué era lo que Dios quería que hiciera. Por eso, esa frase, que no era una simple frase, sino una forma de vida y de entender el servicio a Dios, tocó mi corazón y la atesoré sin entender muy bien qué tendría que ver conmigo.

Con los años he entendido, por el Espíritu Santo, que nada debe quedar con nosotros, no podemos enterrar lo que nos ha sido depositado con tanto amor, cuidado y anhelo, debe ser entregado a otros.

He tomado muchas decisiones en mi vida, a veces muy equivocadas, pero otras radicales, comprometidas y con el propósito de no pasar sin dejar huella en otros. Sobre todo la huella de Jesús, el que cambió y marcó mi vida para siempre unos días antes de la Navidad del año 1967. Por eso quiero compartir, sin temor, sin egoísmo, sin límites, todo lo que Dios me entregó.

Vemos en la Palabra que los hombres de Dios eran como nosotros, con debilidades, temores y muchas limitaciones, pero le creyeron a Él y se atrevieron a conquistar y a posicionarse no solo para ellos (ya que muchas veces no entraron a la tierra ni lograron la promesa), sino para sus hijos, para las generaciones futuras. Fueron generosos, sembraron para otros y esa siembra nos alcanzó a nosotros.

Así quiero, con la ayuda del Señor, hacerlo yo. Entregar generosamente, pasar la antorcha, sembrar la semilla de las riquezas de Dios, para que no se pierda nada.

Quizás lo que se me ha entregado no sea muy grande, ni público, ni conocido, pero lo que tengo quiero dejarlo aquí. Que cuando el Señor me llame a verlo, al presentarme para dar cuenta de lo que hice, pueda escuchar: “Bien buena sierva y fiel sobre poco has sido fiel…”.

Por eso esta página, para que sea de gran bendición y ánimo a todos los que la lean. Deseo que sean inspirados y desafiados a amar y servir a Jesús, el amado de nuestro corazón.

Es una forma de sembrarme en sus vidas y estar juntos, unidos, sirviendo al Señor y llevando su reino hasta donde Él nos lleve. ¡Que todo sea para su gloria!

Estaremos en contacto a través de esta página. Un abrazo con amor en el Señor.

Alicia Ramírez

Algo de mí

Pastora desde el año 1972 al 1980, en diferentes ciudades de argentina:

  · Barrio 9 de Abril (ex Transradio) cercano a lomas de Zamora (Buenos Aires)

  · Coghlan (Capital Federal)

  · Río Grande (Tierra del Fuego)

Desde 1974 fue profesora de diferentes institutos bíblicos de la provincia de Buenos Aires y durante 11 años parte del cuerpo pastoral de la iglesia de La Plata, junto al pastor Alberto J. Scataglini.

Es ministro licenciado de la Unión de las Asambleas de Dios de Argentina desde 1974 y ministro ordenado de la Federación de las Asambleas de Dios de España (FADE) desde el año 1998.

Desde el año 1995 es misionera en España, ministrando en diferentes ciudades.

Fue integrante del comité de oración de FADE del 2005 hasta el 2011 y de ese año a febrero del 2013 coordinadora del mismo. En la actualidad integran el comité otros hermanos de FADE.


Vive en Alicante en la actualidad y es parte del cuerpo pastoral de la Iglesia Cristo Vive cuyo pastor es Antonio López.

PREDICAS

PALABRAS