icv-jovenes



MINISTERIOS

ICV ADOLESCENTES

Y JÓVENES


Por lo general los jóvenes están llenos de energía, idealismo y valor. La historia nos muestra que los jóvenes pueden constituirse en una potente fuerza para Dios en el mundo… o en una dinámica fuerza para el mal, pero nuestra meta es levantar una generación diferente para la Gloria de Dios.
En las actividades de Jóvenes tanto chicas como chicos se reúnen semanalmente, para buscar la dirección de Dios para sus vidas por medio de la Palabra de Dios.
En muchos sentidos, el período más crítico de la vida se halla entre los trece y los treinta años.
Los jóvenes tienen que detenerse en las encrucijadas para tomar decisiones que habrán de fijar el rumbo de su vida. Eligen su vocación, su cónyuge, sus creencias y su modo de vivir.
Las tentaciones bullen a su alrededor y los atraen hacia el camino de la autodestrucción moral, espiritual y física.
La Iglesia necesita de su vigor, fe, valor, dedicación y trabajo. Necesita que ellos se consagren a Cristo en el evangelismo para alcanzar a su generación con el Evangelio. Su ejemplo es importante.
Los jóvenes quieren ser como los de su propia edad o los que son un poco mayores que ellos. De ahí que los niños escuchen a los jóvenes y sigan su ejemplo más fácilmente que el de sus padres.